Cáceres en sus piedras

EL OCASO DE LOS AULLONES DE CÁCERES

 

Rival de José de Ulloa por la misma época, en estas lides del amor, fue el abogado Andrés Rega de san Juan, quien ganó notoriedad en la villa por los años veinte de igual siglo (el decimonónico), integrando la corporación municipal durante 1819 y luego elegido diputado provincial, para volver a ser concejal en 1833. De su densa actividad política y profesional, siempre encontraba momentos para solazarse en brazos de una mujer, fuera de cualquier condición.

Y se cuenta de alguna, cuyo nombre no trascendió para su fortuna y honra, que sus remilgos y los qué dirán le impidieron arrojarse libremente a los placeres que le susurraba insistentemente Andrés Rega, por lo que el licenciado, ante la resistencia que mostraba la dama, se enfundó una noche de sábana, capa y vela…

El fin de los aullones y de las marimantas llegó con los primeros faroles que iluminaron las noches en la villa de Cáceres, allá por 1836. El año anterior se impuso la necesidad de que las principales villas y ciudades españolas, siendo las primeras las que habían sido designadas capitales de provincia, gozasen de alumbrado público.

 

Callejón del Moral

 

Los primeros faroles se colocaron a inicios de 1836 en la plaza Mayor, y de ahí se extendieron poco a poco a otras calles. Para encenderlos, apagarlos y custodiarlos debidamente, se contrataron hasta cuatro serenos, cargados de escalera, aceites y otros enseres para su labor; y de chuzo, una especie de lanza con la que espantarán a los amigos de la noche y de lo ajeno. Hasta aquel año, las calles se adentraban en una completa oscuridad en cuanto la luz del Sol tocaba a su fin.

Luces y serenos impidieron para siempre que volvieran a darse estos episodios de aullones, y tanto donjuanes como bromistas tuvieron que buscar otros modos de satisfacer sus deseos.

El recuerdo se fue perdiendo en el tiempo, pero muchos amedrentaban por las noches a sus hijos, a la hora de acostarse, para espantarlos con la existencia de marimantas…

 

Una fea amortajada

en su sábana de lino,

a lo difunto se muestra

Marimanta de los niños.

 

No obstante, a mediados del pasado siglo, durante algunas madrugadas, ciertos trasnochadores empezaron a dar noticia de que, por la vieja judería, vagaba un espectro con sudario blanco y una luz, que lejos de intentar amedrentar, permanecía agazapado en silencio en cualquier rincón de este barrio, mal iluminado y por el que apenas transitaban las gentes. Quien no advertido anduviera a deshoras por estas calles, se llevaba un fenomenal susto, y huía despavorido del lugar sin atender otras averiguaciones.

Y poco a poco, se fueron recordando las viejas historias de aullones y marimantas, y si bien se sabía que no eran más que una treta o una malsana broma, ello no impidió que quien cruzara sus pasos con el aparecido, se olvidaran de dimes y diretes, de rumores y certezas, y tomara las de Villadiego.

Hasta que una buena madrugada, un joven panadero, cansado de estos trances y en la necesidad de recorrer estas calles para atender su negocio, decidió, con navaja en mano, romper el engaño. Y tras noches de espera, finalmente volvió a toparse con el malhadado fantasma, al que amenazó con la hoja bien afilada en alto, trocándose los papeles de asustador y asustado.

El marimanta salió por patas, más el joven, que para eso lo era, lo alcanzó, y cuando iba a descargar el machetazo, aquél levantó el sudario para darse mejor a conocer.

– ¡Ciá, no me hagas nada, que soy la “señá” Petra!

– ¡”Señá” Petra…, por Dios! ¿Cómo usted con semejante disfraz?

– Ando a la cata del “señó” Joaquín, que me han dicho que me la pega con una furcia que vive por estas calles.

Y roto el encanto, con el último marimanta del que se tiene noticia. Triste epílogo de varios de los más extravagantes episodios que han tenido lugar en la villa de Cáceres.

 

FUENTES:

GARCÍA MORALES, FERNANDO. Ventanas a la ciudad.

HINOJAL SANTOS, JOSÉ LUIS. Historias y leyendas de la vieja villa de Cáceres.

HINOJAL SANTOS, JOSÉ LUIS. Magia y superstición en la vieja villa de Cáceres.

HURTADO PÉREZ, PUBLIO. Recuerdos cacereños del siglo XIX.

 

José Luis Hinojal Santos

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.