Cáceres en sus piedras

LEYENDAS DEL CRISTO NEGRO (Intro)

 

En una villa rica en leyendas y misterios, que supura épica, magia y lirismo en cada una de sus bellas y vetustas piedras, el Santo Crucifijo de Santa María, al que gusta llamar popularmente Cristo Negro, cobra un raro protagonismo en el enjambre de historias provenientes o transformadas por la imaginación y creencias populares, y de los sucesos apasionantes, muchos de ellos extravagantes, que tuvieron por escenario la muy noble y leal villa de Cáceres.

Algunos de los relatos y de los mitos y supersticiones que suscitó esta imagen devoción y, al igual, temor en los cacereños de antaño, se han perdido de nuestro recuerdo… El Cristo, incluso, quedó relegado a un segundo plano durante mucho tiempo, quizá olvidado en la capilla de los Blázquez, en la epístola de la iglesia de santa María. Aún así, nadie permanecía, ni permanece, indiferente ante la visión del crucifijo en su proximidad, como si se tratara de un poderoso imán oscuro y retorcido que sustrae unas instantes la atención y la conciencia, precipitando sentimientos diversos y una extraña y magnífica sensación de que transcurre, por nuestros nervios y por nuestras venas, una procesión desdibujada de historias extraordinarias que sucedieron en su presencia.

 

El Cristo Negro

 

Siglos de pasión, de una cruda y descarnada devoción, desfilan en sentidas estampas de una memoria supersticiosa y contagiada de generación en generación… Como si viéramos, desde la propia mirada cansada y centenaria del Cristo Negro,

‘ enfermos postrados en sus lechos suplicando su intercesión,

‘ gentes caminando de rodillas siguiendo la estela del crucifijo,

‘ la peste huyendo en su encuentro,

‘ una reina jurando respetar los fueros de Cáceres

‘ y un sinfín de momentos atrapados en la historia.

El Cristo Negro es, sobre todo,…

Misterio…

Magia…

Temor…

Devoción…

Superstición…

Es belleza en estado puro.

Son muchas y muy diversas las leyendas, los mitos y las historias extraordinarias que, con el protagonismo del Cristo Negro de Cáceres, han llegado a nuestros días con la plasticidad que las ha conferido su camino por el imaginario colectivo.

Y todo este enjambre de leyendas,

‘ de misteriosos caballeros templarios tallando su madera;

‘ de gentes que bajan la mirada ante su presencia;

‘ de creyentes y no creyentes que no osan tocar, ni siquiera acercarse, a la imagen;

‘ de enfermos desahuciados y sanados milagrosamente…

Es momento de abrir las puertas de la iglesia de santa María la Mayor, y vocear, al igual que lo hacen los miércoles de semana santa a medianoche los hermanos de la Muy Solemne, Venerable y Pontificia Confradía Hermandad Penitencial del Santo Crucifijo de Santa María de Jesús, las siguientes palabras, modificadas en parte por la ocasión…

¡Que salga… el Cristo Negro! ¡Dios lo quiere así!

 

Acércate a las leyendas sobre el Cristo Negro en las siguientes entradas:

El Cristo Negro y las ejecuciones

El Cristo Negro y las pintas

El Cristo Negro y los templarios

 

José Luis Hinojal Santos

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.