Cáceres en sus piedras

LA HOGUERA DE LAS MARIPOSAS

 

El jesuita fray Pedro de León, confesor en la cárcel de Sevilla a finales del siglo XVI, llegó a comparar a los que practicaban la sodomía con las mariposas. Según dijo, éstas, tentadas por la atracción de una lumbre, vuelan alrededor acercándose cada vez más al fuego, quemándose primero las puntas de las alas. Pero la tentación es muy grande y, aún chamuscadas, se acercan más y más, hasta que finalmente se queman por entero y mueren. A su juicio, los sodomitas, por su condición, tenían la misma disposición que las mariposas: no podían cambiar su naturaleza, y, por este motivo, sostuvo que sobre ellos tenía que pesar el máximo de los castigos: ser ajusticiados de la misma forma que sucedía en aquellos insectos; o sea,

‘ ¡Morir quemados en la hoguera!

Viajamos a aquellos años, a la villa de Cáceres de 1596…

Por entonces, el Nazareno de la Iglesia de Santiago se utilizaba en la asistencia espiritual de los reos que iban a ser ajusticiados y, por ello, presidía las ejecuciones. Hasta comienzos de aquel siglo, éstas se celebraban en la plaza de Santa María, a vista del Santísimo Cristo de Santa María o Cristo Negro (leer Ejecuciones ante el Cristo Negro), pero a mediados se consideró mejor lugar la Peña Redonda, un cerro a poniente de la villa, quizá porque su aspecto y emplazamiento elevado a las afueras semejara una especie de Gólgota o monte del Calvario.

Tal año, sacaron a ajusticiar a la Peña Redonda a dos muchachos a los que la Justicia Real acusó de la fea y grave culpa de la sodomía, pues, ya fueran cogidos in fraganti, o por una maldiciente sospecha, se les tenía por putos.

 

Por putos se conocían a los que se sabía o se sospechaba que practicaban la homosexualidad. La Inquisición castigó todos los actos sexuales que se realizaran “fuera del vaso ordinario”, llamándolos pecados nefandos: la Sodomía, el Bestialismo, el pecado de Onán… Distinguió entre una Sodomía Perfecta, o sexo entre hombres; y una Sodomía Imperfecta, o sexo entre hombre y mujer fuera del “vaso” natural. A diferencia de lo que se cree, no fue la Inquisición, sino la Justicia Real la que se ocupó de condenar y llevar a la hoguera a estas personas.

 

– ¡Deben morir quemados en la hoguera! Como las mariposas… – la terrible certidumbre pronunciada años atrás por fray Pedro de León gravitaba a modo de losa sobre estas sentencias.

El día elegido estaba todo dispuesto. Desde las cárceles del Concejo, situadas a la vera de la torre de la Yerba, con una multitud exacerbada esperando, salió la comitiva de la infamia, encabezada por el citado Nazareno, para vencer el camino que llevaba a la Peña. Una vez allí, mientras los estaban amarrando a los palos que sobresalían impacientes sobre la leña, a vista de todos los presentes se soltaron por dos ocasiones los cordeles con lo que los estaban sujetando. Cuando la operación estuvo finalmente lista, sin posibilidad de fracasar por tercera vez…

Al Cristo se le saltaron los clavos que le sujetaban a la Cruz. Quedaron libres los brazos y su cuerpo ligeramente adelantado en dirección a los condenados, amenazando acompañarlos en la quema en la hoguera.

Ante la escena que se presentaba a sus ojos, se exaltaron los ánimos de todos, que comenzaron a gritar desaforadamente:

– ¡Milagro! ¡Milagro!

O los jóvenes eran inocentes…

O, según la mayoría, el mismo Dios no quería que fueran ejecutados por ese delito.

Así, los jóvenes, libraron de su muerte en la hoguera y fueron puestos en libertad. Tras lo sucedido, tal fue el grado de devoción y convicción en el prodigio obrado por el Cristo, que luego se contó por la villa que alguno de los testigos que los habían acusado murió arrastrado en castigo por su testimonio.

A aquel Nazareno, para recuerdo de este episodio, se le nombra Cristo de los Milagros.

 

FOTO DE CABECERA: Cristo de los Milagros de la iglesia de Santiago de Cáceres.

FUENTES:

HINOJAL SANTOS, JOSÉ LUIS. Historias y leyendas de la vieja villa de Cáceres.

HURTADO PÉREZ, PUBLIO. Ayuntamiento y familias cacerenses.

 

José Luis Hinojal Santos

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.