Cáceres en sus piedras

Demonios y exorcismos

 

UNA COHORTE DE DEMONIOS (EL CORAZÓN DE PIEDRA IV)

(Toma el hilo desde el principio pulsando aquí) IV El lance que sor Mariana tuvo aquel día con el demonio dentro del templo conventual, y que sus ojos contemplasen aquella imagen que lo presentaba como un hombre desnudo invitando a la lascivia, supuso una prueba que, en sus pensamientos, pareció socavar su fe. Redobló el daño que cotidianamente le infringía el punzante cilicio que recorría su cuerpo, ajustándolo aún más sobre su anciana piel. Creyó que, en tanto tiempo, su cuerpo se había acostumbrado al dolor, como si se hubiera convertido este en un pusilánime compañero de vida. Habían pasado…

EL DEMONIO TENTADOR (EL CORAZÓN DE PIEDRA III)

  (Toma el hilo desde el principio pulsando aquí) III El suave y cadencioso susurro procedente de las oraciones de sor Mariana rompía la apabullante mudez que la rodeaba, y llegaba a las paredes de la iglesia conventual de santa Clara. De ellas, rebotaba formando un murmullo que alentaba la sensación de paz y recogimiento que buscaba la monja. Solo, de vez en cuando, unas intrusivas y desconcertantes imágenes procedentes de sus recuerdos le hacían abandonar el letargo en que le sumía la visión de la estampa del santo o del sagrario que aparecía frente a ella nada más levantara…

EL CORAZÓN DE PIEDRA II

  (Toma el hilo desde el principio pulsando aquí) II Sor Mariana permanecía despierta, esperando que pasara la hora de Completas, momento en que el silencio y el recogimiento de sus hermanas, ordenado por la regla de la orden, envolviese el interior del convento y nadie anduviese por sus pasillos y claustro. Se levantó pesadamente del catre, cogió la vela que estaba encendida al lado y salió despacio y con cautela de la habitación. Todas las noches acudía a la iglesia conventual de santa Clara, forzando a sus pies a marcar cada paso con prudencia, sujetos como estaban sus tobillos…

EL CORAZÓN DE PIEDRA I

  El presente relato (dividido en cuatro entradas) se inspira en la vida de sor Mariana de la Presentación, que fue monja con olor a santidad del convento de Santa Clara de Cáceres, desde que tomó hábitos en 1698 a la edad de 21 años, hasta su muerte en 1751 por causa del mal de la piedra. Su vida y experiencias fueron recogidas en un panegírico leído en sus exequias.   I Había permanecido despierta esperando que el silencio, una noche más, delatase que su tía se había rendido al sueño. Cuando sus oídos se cercioraron con certeza de ello,…

CRUCES SUPERSTICIOSAS CONTRA EL MAL

  En un paseo pausado por la zona monumental de Cáceres podemos admirar multitud de símbolos cincelados en sus piedras. Muchos de ellos tienen un papel protector frente a los miedos que alimentaban las creencias y las supersticiones de los cacereños de siglos pasados, y que explicaban, o pretendían hacerlo, los sucesos más extraños y extraordinarios a los que cotidianamente debían enfrentarse. De entre estos símbolos quiero destacar unas cruces especiales que podemos admirar en las jambas (o laterales) de las puertas de algunos palacios y casas de la zona intramuros, y que comenzaremos por llamarlas cruces apotropaicas. Son especialmente…

INÉS PANDURO DIGNA DE COMPASIÓN

  (Toma el hilo desde el principio, haciendo clic aquí) En Cáceres, cercana al postigo de santa Ana, Lesmes tenía su casa y la fragua en la que trabajaba duramente. Él, con su mujer Isabel y la hermana menor de esta, Inés Panduro, que, siendo huérfanas, había traído consigo tras su matrimonio, tenían buena vida, despreocupados por los dineros suficientes que daba el oficio. Florecía la villa con nuevos barrios y florecía la forja con nuevos balcones y ventanales que embellecer. Crecía alegremente Inés, dejando atrás poco a poco su dura infancia. Los mejores días eran los domingos y fiestas…

INÉS PANDURO LA ENDEMONIADA

  ¡Maldita! Inés la endemoniada. Al párroco de la iglesia de santa Marta, en Salvaleón, Blas Francisco Marín, le habían avisado días atrás que traían a Inés Panduro presa de un demonio, desde la villa de Cáceres donde vivía con su hermana Isabel y su cuñado, un herrero cacereño llamado Lesmes. En la espera, mientras se preparaba para el ritual, rememoró haber bautizado, dieciséis años atrás, a la segunda de las hijas de Juan Panduro e Inés Fernández, y recordaba igualmente su desgraciada infancia. En cuanto llegó la comitiva, la recibió y luego cerró las puertas del templo, a pesar…

EL DEMONIO SON LOMBRICES

  Cuenta el doctor Francisco Suárez de Ribera que, recién llegado a Cáceres sobre el año 1722 para ocupar su puesto de médico, uno de sus primeros casos en la villa, del que tuvo conocimiento por casualidad, fue el de un lugareño al que habían desahuciado sus colegas por endemoniado. El enfermo en cuestión un día quedó postrado en el lecho, aquejado de un grave malestar. Avisado, en su casa se personó uno de los anteriores galenos de la población, quien nada más verle dictaminó que su mal procedía de un dolor de costado. Sin más investigación del caso, convencido…

COMPASIÓN POR EL DEMONIO

  Permitid que me presente. Sabéis de mí aunque poco se recuerde mi paso por esta vieja villa. No es mi estilo darme a conocer por nombre alguno y quizá por ello tenga varios, así que cuando descubráis mi juego, llamadme como mejor os plazca si tal os hace felices. Estuve rondando Cáceres durante los lejanos y añorados siglos XVI y XVII, a sus gentes, sencillas y humildes la mayoría. Sus vidas y su mundo se hallaban rodeados de sabor a magia y a superstición, y algunos entendieron que sus experiencias tenían sentido con mi extraña y sugerente presencia. Yo…

LA CASA DEL DEMONIO

  Hubo en Cáceres una casa así conocida durante buena parte del siglo XIX; estuvo maldecida pues se aseguraba que en ella habitaba el mismo diablo. Todo el mundo evitaba pasar por delante de su puerta, y aun así cada cual se persignaba a su sola vista. A comienzos de aquella centuria, la que hoy es el número 16 de la calle Barrio Nuevo pertenecía a un matrimonio bien avenido, del que lo único que se conoce es que él se llamaba Cipriano, un señor de vida sencilla y hogareña que no daba pábulo a murmuraciones. Lo único en que…

LOS EXTRAÑOS SUEÑOS DE UNA POSESA

  Sospechosa de haber realizado un pacto con el demonio fue la cacereña Catalina de Figueroa, quien nació y vivió en la villa a finales del siglo XVI. Esta mujer aparecía enteramente sana a los ojos de sus convecinos, pero de la noche a la mañana comenzó a relatar, a quien con ella se cruzara, los extraños sueños de que era objeto, a cual más vívido, tanto que los tenía por reales… …¡o por proféticos! O así lo llegó a pensar ella, quizás con el deseo de que fuera tomada por bendecida o santa.     El más maravilloso de…

EL CRISTO DECAPITADO DE LA PLAZA DE SAN PABLO

  Hace años, como una veintena de ellos, escuché una historia bastante singular a lo que colegí era un paisano, anónimo para mí, el cual estaba seguramente deleitando al acompañamiento, amenizando un paseo por la zona intramuros de Cáceres con informaciones e indicaciones al paso. En la plazuela de san Pablo, en la parte alta de la vieja villa, dominada por el convento que le da su nombre y por la casa de Ovando con su imponente torre de las Cigüeñas, estaban apostadas las cinco -“¿o seis?”- personas a las que me refiero en torno al que llamaré, de todo…

LAS FURIAS INFERNALES DE CATALINA

  El día de santa Catalina de 1695, hacia la hora de vísperas (29 de abril al anochecer – nota del autor), se le aparecieron hasta tres espíritus infernales a una niña cacereña de cinco años llamada, precisamente, Catalina. Lo hicieron aprovechando unas tercianas, enfermedad frecuente y temible en la época, que el médico que la asistió, Antonio Flores, no pudo curar como quisiera.   Las tercianas y las cuartanas, en aquellos tiempos, eran endémicas en la villa de Cáceres, principalmente por los malos aires debidos a la ausencia de aseo y sanidad de las calles, la mayoría sin acerar…

EL EXORCISMO DE ISABEL GONZÁLEZ

  Entre los sucesos de Isabel de Orellana y de Juana Vivas, mayor asombro y expectación causó en la villa, por ser paisana y aún una niña, el caso de Isabel González. Cierta mañana despertó hechizada, dando señales de haber entrado en ella el mismo demonio, camuflado en una repentina enfermedad que la mudó en un carácter agreste y furioso. Tratada según las reglas de la medicina, no hallaron causa natural que justificase los accesos. … Y así la tuvieron por endemoniada, pues comenzó por dar muestras de aborrecer, entre otras, las cosas sagradas y espirituales. Por cuenta de esto,…

LOS EXORCISMOS DEL CONVENTO DE SAN BENITO

  El antiguo cenobio de San Benito es una ermita situada en la sierra de los Alcores. Queda en el recuerdo que fue lugar de peregrinación y centro de fe hace siglos, al que acudían gentes de todos los lugares, incluso de la lejana Andalucía y del reino de Portugal, llamadas por los numerosos milagros que se prodigaron en el templo benedictino. Entre todos los prodigios de los que se tuvieron noticias, destacaron los exorcismos que se practicaron entre sus muros, en los que la sola presencia de la imagen del santo era suficiente para rendir los demonios y otros…